Ir al contenido principal

Iceta, DPP y algunas cosas más.

Dado el punto al que ha logrado llevarnos la estrategia partidaria de algunos y mediática en general, de polarización, populista o trumpista, o como la queramos llamar, se ha convertido en algo peligroso defender alguna iniciativa que venga de cualquier zona de la política o incluso, tan solo, comentar que no está tan mal esta o aquella propuesta o este o aquel “clima”, o que se percibe cierto cambio a mejor…

Hemos visto como el catedrático y maestro Carles Ramio ha optado por corregirse tras su entrada “Ahora es el momento de la gran transformación. Algo está a punto de suceder en la administración”, en la que decía “No puedo dejar de tener la intuición (que es la magia de los profesionales) que algo está a punto de suceder. Por primera vez en unos treinta años de carrera profesional noto en el ambiente aires de cambio en materia de gestión pública. Hay un extraño ambiente de calma que es el preludio de una tormenta. De la tormenta eternamente esperada: la reforma de la Administración pública”, con la posterior “Algo está a punto de (no) suceder en la administración pública” en la que decía: “Algunos de los máximos especialistas del país en la materia, amigos todos, contactaron conmigo preocupados por mi salud mental. Su hipótesis, reforzada por algunos comentarios en las redes sociales, es que o estaba de broma, practicando un humor cínico (que sería algo extraño ya que yo milito con entusiasmo en la ironía, pero rechazo frontalmente el cinismo) o me había vuelto loco.”

Los optimistas tenemos que preludiar nuestros comentarios con explicaciones varias para poder decir que, por ejemplo, el anteproyecto de Ley de Función Pública de Andalucía nos parece acertado, y prepararnos para aguantar después todo tipo de comentarios - que ya conocemos e incluso que hemos vivido en primera persona, peo que no nos apetece recordar todo el rato – sobre que “el papel lo aguanta todo”, etc.

O afirmar que el tono del ministro Iceta nos ha gustado en su intervención en la Comisión de Política Territorial y Función Pública del 18 de marzo, que presidía la que fuera ministra y antes presidenta de la AEVAL, María Luisa Carcedo. Allá va el preludio: desde luego que he oído discursos mejor articulados sobre la reforma de la Administración Pública…, que ya hemos aprendido lo que vale “un EBEP” – que es la nueva unidad de medición de las reformas – o que tantas iniciativas se han quedado en el tintero hasta que a alguien se le ocurra que los gobiernos tienen la obligación de cumplir las leyes mientras estén en vigor…. etc.

Miquel Iceta ha hablado de DPP, de selección, de temporalidad…como le tocaba, porque para eso es el titular de la cosa. Y hay que dar la bienvenida al tono que empleó y a sus actos: desde la ADPP le hemos pedido una entrevista para trasladarle el modelo abierto que defendemos, alejado de capturas de cualquier tipo y color y basado en habilidades, competencias y experiencia, ¡y nos ha contestado educadamente!

En el punto en el que estamos, no nos chocó escuchar críticas al moderado discurso del ministro de Administraciones Públicas y Política Territorial, por parte de portavoces de partidos que, en los territorios en los que gobiernan, están haciendo lo contrario de lo que objetaron, con argumentos como que, eso de la DPP es huir de lo público…. Pero, al parecer, esa es la nueva normalidad: no hemos de congratularnos de nada, incluso aunque parezca que está en la línea de lo que pensábamos o proponíamos, y dígame lo que quiera sobre lo que sea, aunque yo mismo lo haya defendido a veces o incluso lo esté haciendo, y le argumentaré lo contrario, airadamente si se descuida.

Pues va a ser que algunos no vamos a acostumbrarnos a esa nueva normalidad…moderadamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Estimular la intervención armónica de la ciudadanía y los gobiernos locales ante el COVID-19

Dos de los elementos claves de un esquema de gobernanza, la participación de la ciudadanía y el rol de los gobiernos locales , son el objeto del muy reciente trabajo del dr. Carlos Gadsden y su equipo, en el documento “ COVID-19 un reto que nos une a todo s” y que, siguiendo cada uno de los 39 ítems de la norma internacional ISO 18091 sobre gobiernos confiable s, permiten una evaluación estimulante de la intervención de los gobiernos locales y de la ciudadanía de su territorio, ante la pandemia, y por ello se convierte en una rigurosa, y a la vez accesible, guía de actuación . El documento, que publica la Fundación FIDEGOC, articula las acciones de la ciudadanía y los gobiernos locales “ para la reconstrucción social ”. El trabajo del experto consultor mexicano ya supo integrar los 17 Objetivos de Desarrollo sostenible de Naciones Unidas mediante un anexo a la norma citada, en su versión de 2019. Ahora, podemos ver cómo en los 4 cuadrantes de la norma se despliegan y complementa

Movilidad y dirección publica

  En estos días se han registrado en el Congreso de los Diputados dos PNL - proposiciones no de ley - referidas al impulso del Estatuto del Directivo Público Profesional y acerca de la movilidad de los empleados públicos , iniciativas ambas muy esperadas por quienes defendemos una transformación radical de nuestras Administraciones. Dado que hemos argumentado sin descanso, durante una década, con posiciones propias, pero principalmente con las de los académicos y expertos más relevantes de todo el país, sobre la necesidad de profesionalizar la dirección pública, no lo haremos de nuevo aquí y ahora, para apoyar la iniciativa. Celebramos, eso sí, la buena noticia, y recomendamos, a quienes se pongan a ello, de los diferentes grupos parlamentarios, que escuchen a los académicos y expertos que tanto han publicado sobre el tema, y vean los modelos más avanzados de otros países, ya que el enorme retraso que llevamos en la materia no aconseja dar una manita de pintura, sino hacer un redis

8 capacidades básicas para afrontar la innovación pública, según la EAPC

La    Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC)    y la Secretaría de Administración y Función Pública de la GenCat, tras un trabajo basado en la búsqueda comparada de experiencias internacionales y en las aportaciones de profesionales de las Administraciones públicas, académicos y agentes sociales, acaba de publicar el “ Marco competencial del perfil innovador en las Administraciones públicas ", que describe ocho capacidades básicas necesarias para afrontar la innovación en el sector público:  autoorganización, aprendizaje autónomo, creatividad, comunicación, trabajo en equipo, red, captar tendencias y gestionar riesgos . La publicación refleja tres vectores clave:  la persona, que debe estar orientada a la acción , el equipo, que debe ser  cooperativo  y la organización, que debe ser  sostenible , en un  contexto  que actúa como potenciador de la definición y el desarrollo de las capacidades. El enfoque a la persona tiene que ver con la  autogestión, el autoapren