Ir al contenido principal

Huecos de talento y liderazgo público

En “El glamour escondido del servicio público”, el profesor Francisco Longo se refería, hace muy poco, a los “huecos de talento” que existen en las Administraciones Públicas y que se van a incrementar en los próximos años para poder afrontar la puesta en marcha e implementación del programa Next Generation de la Unión Europea, lanzado para la recuperación económica tras la crisis del Covid-19. Afirma Longo que “nuestra Administración no cuenta, hoy por hoy, ni en calidad ni en cantidad, con los perfiles necesarios para estos proyectos, ya sea para desarrollarlos directamente o para regular, contratar o supervisar a terceros en colaboraciones público-privadas”. Y, además, “carece de los instrumentos capaces de atraer a esas personas y brindarles un marco estimulante de trabajo a la altura de sus expectativas”.

Y eso que señala Longo - con lo que estoy absolutamente de acuerdo - es aplicable tanto para los casos de puestos funcionariales o laborales de los diferentes niveles, como para cualquiera de los liderazgos, desde el más técnico al más político. La manera tradicional de buscar, seleccionar y retribuir a todos ellos, personas técnicas y lideresas, viene impidiendo que las más emprendedoras, dinámicas y creativas se acerquen, en número e intensidad suficiente, a nuestras arcaicas estructuras, para dirigirlas, digan lo que digan los conformistas de siempre desde sus despachos de siempre, para quienes nuestras Administraciones rebosan de talento, al tiempo que seguimos sin resolver problemas como la eterna y pavorosa lentitud de la Justicia, retrasos y colas, con sistemas que favorecen la compra venta de turnos, de nuevo en Extranjería, … llegándose a situaciones calificadas como de colapso, tras las encrucijadas de algunas dependencias, como las del SEPE o la Seguridad Social, otrora ejemplo de modernización y servicio público.

Los perfiles de quienes aspiran a un contrato para toda la vida - y menos quienes pretenden consolidar privilegios para siempre -, no coinciden con los perfiles de los “huecos de talento”, enfocados a quienes se orientan a proyectos, se apasionan con los retos y ven su carrera como algo que va a pasar en diferentes lugares y organizaciones, con diferentes equipos, a lo largo del tiempo. Podemos resumir diciendo que, hoy por hoy, hay mas “huecos de talento” que talento, algunos de ellos ocupados indebidamente, o cegados, por endogámicas y obsoletas culturas organizativas que no creen en la apertura y la movilidad entre Administraciones, ni permiten que las personas de puestos intermedios respiren, crezcan y evolucionen.

Para cubrir bien los “huecos”, por un lado, hay que diseñar un nuevo sistema de selección - o elegir algunos de los que ya funcionan en numerosos países o instituciones de nuestro entorno, como el de la EPSO - , con el inconveniente, eso sí,  de que se enfadarán algunas de las academias de opositores – que tendrán que modernizarse – algunos de los sindicatos o grupos corporativos más rancios – que perderán la idea de promoción que tanto les agrada – o los preparadores en B – que deberán buscar otra actividad para sus tiempos libres -. Y es que hay que elegir: o nos alineamos con los retos que recoge Longo (“el Pacto Verde europeo  - economía circular, energías renovables, transporte limpio, vehículo eléctrico - o derivadas de la estrategia digital de la UE  - conectividad, IA, superordenadores, economía de datos, ciber resiliencia-)" , que supondrán para nuestro pais miles de millones de euros, o mantenemos esa rotunda maquinaria de elegir y conservar que ha cumplido ya cien años, enemiga de diversidades territoriales y sociales, y seguimos con nuestros “manguitos”, ahora aderezado su relato de terminología algorítmica y compartida su imagen  en redes sociales con emoticonos de colores.

Y por otro lado, pensando en las personas que ya están dentro de las organizaciones públicas, hay que diseñar o elegir – de nuevo entre los muchos ejemplos que existen – un sistema de provisión o promoción que no se base en la antigüedad, la “formación al peso”, el café para todos… aspectos preferidos por los contrareformistas de uno y otro lado de las mesas de negociación, en los que se difumina y acaba perdiéndose la oportunidad para identificar y aprovechar los valores, la inteligencia emocional, las destrezas sobresalientes, la sensibilidad digital, la capacidad innovadora, etc.

https://www.expansion.com/economia/2020/07/20/5f15fdaa468aebbe128b45a1.html



Comentarios

Entradas populares de este blog

Estimular la intervención armónica de la ciudadanía y los gobiernos locales ante el COVID-19

Dos de los elementos claves de un esquema de gobernanza, la participación de la ciudadanía y el rol de los gobiernos locales, son el objeto del muy reciente trabajo del dr. Carlos Gadsden y su equipo, en el documento “COVID-19 un reto que nos une a todos” y que, siguiendo cada uno de los 39 ítems de la norma internacional ISO 18091sobre gobiernos confiables, permiten una evaluación estimulante de la intervención de los gobiernos locales y de la ciudadanía de su territorio, ante la pandemia, y por ello se convierte en una rigurosa, y a la vez accesible, guía de actuación. El documento, que publica la Fundación FIDEGOC, articula las acciones de la ciudadanía y los gobiernos locales “para la reconstrucción social”. El trabajo del experto consultor mexicano ya supo integrar los 17 Objetivos de Desarrollo sostenible de Naciones Unidas mediante un anexo a la norma citada, en su versión de 2019. Ahora, podemos ver cómo en los 4 cuadrantes de la norma se despliegan y complementan, desde la …

8 capacidades básicas para afrontar la innovación pública, según la EAPC

La Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC) y la Secretaría de Administración y Función Pública de la GenCat, tras un trabajo basado en la búsqueda comparada de experiencias internacionales y en las aportaciones de profesionales de las Administraciones públicas, académicos y agentes sociales, acaba de publicar el “Marco competencial del perfil innovador en las Administraciones públicas", que describe ocho capacidades básicas necesarias para afrontar la innovación en el sector público: autoorganización, aprendizaje autónomo, creatividad, comunicación, trabajo en equipo, red, captar tendencias y gestionar riesgos. La publicación refleja tres vectores clave: la persona, que debe estar orientada a la acción, el equipo, que debe ser cooperativo y la organización, que debe ser sostenible, en un contexto que actúa como potenciador de la definición y el desarrollo de las capacidades. El enfoque a la persona tiene que ver con la autogestión, el autoaprendizaje y la creativida…

Actitudes innovadoras y politización de la dirección pública.

Victor Lapuente y Kohei Suzuki acaban de publicar “Politicization, Bureaucratic Legalism, and Innovative Attitudes in the Public Sector”[1] un extenso trabajo en el que, entre otras muchas cuestiones de interés, se analiza cómo la politización burocrática se asocia con las actitudes de los gerentes públicos superiores hacia la innovación, en 19 países europeos, en el que se demuestra que los gerentes públicos que trabajan en Administraciones politizadas exhiben actitudes más bajas a favor de la innovación. El trabajo utiliza multitud de estudios previos en los que se recogen, entre otras ideas, la idea de que una cultura administrativa excesiva, formalista y legalista supone un obstáculo para una gestión pública eficiente e innovadora y que una imparcial y cuya dirección haya sido reclutada meritocráticamente, es predictora de resultados positivos, por ejemplo, en niveles más bajos de corrupción y resultados innovadores. Lapuente y Suzuki se centran en las “actitudes proinnovadoras” de …