Ir al contenido principal

Liderazgo político, SAK style y comunicación pública.

 

En las últimas semanas hemos visto un incremento de los casos en los que algunos líderes políticos han protagonizado un estilo SAK - de Swiss Army Knife, la clásica navaja suiza - en sus intervenciones públicas, generando confusiones en la percepción de sus mensajes.

Sabemos que suele ser habitual que una persona que ejerce un liderazgo político al frente de una institución o de parte de ella, se ocupe de protagonizar la comunicación pública correspondiente, y que, por otro lado, lo haga también de un área determinada de actividad, en un territorio, etc., para la organización política a la que pertenece. Asi que, es probable que, cuando nos hable de un avance de su institución, de una iniciativa en carreteras, salud o en investigación, etc., le recordemos también por alguna intervención partidaria, en una pasada campaña electoral o, incluso lo tengamos más reciente, por haberle visto en una información sobre un pleno, por ejemplo, si es que forma parte de un equipo de gobierno. Y ello ya produce cierta confusión entre su papel institucional y su rol partidario. Pero dado que este segundo perfil suele ser poco intenso, por frecuencia o contenido, sus efectos no suelen ser de importancia.

(Es necesario decir al tiempo que, algunos de ellos y ellas, se preocupan de no mezclar los roles, procurando separar físicamente – en fechas y lugares distintos…- las intervenciones de tipo institucional de las apariciones partidarias. Y que los y las más exquisitos, incluso ni siquiera impregnan sus discursos sobre políticas públicas con la ideología con la que se identifican, para hacer más nítida la acción de gobierno.)

Sin embargo, últimamente, hemos visto cómo personas de perfiles institucionales muy conocidos – por ejemplo, un alcalde o alcaldesa de una gran ciudad, o un o una dirigente de una importante institución pública -, asumen, sin inmutarse, roles de gran calibre, como la portavocía de su partido, mediante un efecto SAK style, confundiendo al tele espectador o radioyente que, al verle u oírle, esperan encontrar a ese o esa edil o dirigente institucional, o sea, ver una navaja, de la que saldrá una cuchillita, y de repente aparecerá de ella un sacacorchos, una tijera o un punzón.

Me niego a creer que los partidos políticos no tienen más militantes con la experiencia y el conocimiento, con las destrezas y las capacidades de comunicación que requiere una portavocía relevante, y cuya actividad principal – si es que no puede dedicarse a tiempo completo a ello - no produzca equívocos. Es más, todos conocemos a algunas personas con dedicación política, de distintos partidos, por sus actuaciones en el congreso de los diputados, en el senado o como miembros de las cámaras territoriales y plenos, que no compaginan acciones de gobierno y que sobradamente tienen esas habilidades. Así que la decisión de nombrar perfiles SAK no se deriva de una falta de candidatos preparados.

Observamos pues que, en ocasiones, para los partidos políticos que ponen en marcha esa práctica, aprovechar la imagen pública de una persona, generada en una determinada institución, y ponerla al servicio de otra finalidad, esto es, utilizar un capital ganado en un entorno, para un destino diferente, habrá supuesto una enorme tentación, que no han sabido superar.

En estos difíciles tiempos, en los que hay que reivindicar la buena política, porque la necesitamos como las buenas ciencia y tecnología, hay que afinar, y extremar el rigor, especialmente cuando se puede y se corre el riesgo de producir impactos negativos a través de los medios de comunicación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Estimular la intervención armónica de la ciudadanía y los gobiernos locales ante el COVID-19

Dos de los elementos claves de un esquema de gobernanza, la participación de la ciudadanía y el rol de los gobiernos locales, son el objeto del muy reciente trabajo del dr. Carlos Gadsden y su equipo, en el documento “COVID-19 un reto que nos une a todos” y que, siguiendo cada uno de los 39 ítems de la norma internacional ISO 18091sobre gobiernos confiables, permiten una evaluación estimulante de la intervención de los gobiernos locales y de la ciudadanía de su territorio, ante la pandemia, y por ello se convierte en una rigurosa, y a la vez accesible, guía de actuación. El documento, que publica la Fundación FIDEGOC, articula las acciones de la ciudadanía y los gobiernos locales “para la reconstrucción social”. El trabajo del experto consultor mexicano ya supo integrar los 17 Objetivos de Desarrollo sostenible de Naciones Unidas mediante un anexo a la norma citada, en su versión de 2019. Ahora, podemos ver cómo en los 4 cuadrantes de la norma se despliegan y complementan, desde la …

Movilidad y dirección publica

En estos días se han registrado en el Congreso de los Diputados dos PNL - proposiciones no de ley - referidas al impulso del Estatuto del Directivo Público Profesional y acerca de la movilidad de los empleados públicos, iniciativas ambas muy esperadas por quienes defendemos una transformación radical de nuestras Administraciones.Dado que hemos argumentado sin descanso, durante una década, con posiciones propias, pero principalmente con las de los académicos y expertos más relevantes de todo el país, sobre la necesidad de profesionalizar la dirección pública, no lo haremos de nuevo aquí y ahora, para apoyar la iniciativa. Celebramos, eso sí, la buena noticia, y recomendamos, a quienes se pongan a ello, de los diferentes grupos parlamentarios, que escuchen a los académicos y expertos que tanto han publicado sobre el tema, y vean los modelos más avanzados de otros países, ya que el enorme retraso que llevamos en la materia no aconseja dar una manita de pintura, sino hacer un rediseño en …

8 capacidades básicas para afrontar la innovación pública, según la EAPC

La Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC) y la Secretaría de Administración y Función Pública de la GenCat, tras un trabajo basado en la búsqueda comparada de experiencias internacionales y en las aportaciones de profesionales de las Administraciones públicas, académicos y agentes sociales, acaba de publicar el “Marco competencial del perfil innovador en las Administraciones públicas", que describe ocho capacidades básicas necesarias para afrontar la innovación en el sector público: autoorganización, aprendizaje autónomo, creatividad, comunicación, trabajo en equipo, red, captar tendencias y gestionar riesgos. La publicación refleja tres vectores clave: la persona, que debe estar orientada a la acción, el equipo, que debe ser cooperativo y la organización, que debe ser sostenible, en un contexto que actúa como potenciador de la definición y el desarrollo de las capacidades. El enfoque a la persona tiene que ver con la autogestión, el autoaprendizaje y la creativida…